miércoles, noviembre 29, 2006

Los Angelitos de mi vida

Con los niños, como pasa con los adultos (o por lo menos es mi caso), unos tiende a crear vínculos únicos y especiales, te sientes mejor con uno que con otro, piensas más en alguno(s) en particular.

Se que cuando uno tiene hijos, estos niños se convierten en los más especiales, seguido de los sobrinos.Como no tengo ní hijos, ní sobrinos, los niños de mi vida son exteriores a mi entorno familiar más intimo, salvo mis hermanitos, los cuales siento casi como mis hijos, los pequeñines de 20 y 19 años que todavía son capaces de sacarme lagrimas y sonrisas. Pero como ya no son niños, no caben en mi relación con niños en este momento. Así como mi primo, Victor Hugo, un flacucho de 12 años que es todo corazón (no se como le cabe tanto cariño, en ese cuerpito tan flaquito). De ser un pequeñín (siempre el mas chiquito de la escuela) se ha convertido en todo un hombrecito(casí más alto que yo), pero eso no le impide verme con los mismo ojitos de cariño que cuando tenia 3 añitos y lloraba si salía de casa.

Es uno de los pocos hombrecitos de 12 años al que no le da pena alguna decirte “Te Quiero” y darte un abrazo.

Después de convivir con estos tres bebes y ver su transformación adulta, mi vida no estuvo marcada por ningún infante más allá de jugar un rato con el hijo de alguna amiga o conocido. No sentí por muchos años algún apego especial por algún niño.

Al tener tantos años alejada del apego infantil, me costaba relacionarme con los niños, me daba “miedo” encariñarme con alguno o quizás me daba miedo dejar salir al niño que llevamos dentro, y no hay mejor mago para encontrar el niño interior que un niño de verdad.

Entonces, conocí a Laura, la niña con la que mas contacto he tenido últimamente, La conozco desde que nació, pero no es hasta ahora, 7 años después, que siento que he aprendido a no tener ningún miedo a expresarle mi cariño, a jugar como si yo tuviera 7 años también, a correr junto a ella por todo el supermercado, a besarla y abrazarla, a quererla como una sobrinita, a sentirla parte de mi entorno intimo, a tomar decisiones tomándola en cuenta.

Laura: la mas picara y curiosa de los angelitos…le encanta saltar, brincar, correr y bailar toda actividad física es buena para ella, menos caminar. Disfruta mucho dibujar y hacer manualidades. Le encantan (como a mí) el rosado, las barbies, los marshmallows, el yogurt.

También acompañan mi vida 2 angelitos más, mis primitos: Leito y Valeria, dos angelitos con los cuales también siento esa nexo tan especial. Leito el más pequeñín, dos añitos, pesa poquito por lo que es fácil seguirle el juego de cargarlo y moverlo en el aire, le encantan que lo abracen y lo besen, es súper tierno y posee la mirada del Gato con Botas de Shrek y una risa capaz de hacerte olvidar cualquier problema. Valeria: la más sentimental, amante de los dibujos y de los cuentos, sus 5 añitos no le impiden disfrutar de las paginas de los libros, adora los cuentos y los juegos educativos.

Gracias a mis angelitos me he conectado con una parte de mí que estaba en el olvido…

11 comentarios:

Rita dijo...

Si, Yazz, los niños son los ángeles más dulces que existen, sacan lo mejor y más bello que hay en tu persona. Me encantó cómo describistes a Laurita y tu relación con ella y tus primitos.
Gracias por el cariño que siempre le brindas a mi flaquita, mi ángel, como yo le digo casualmente de vez en cuando.

Oswaldo Aiffil dijo...

Hola Yazz. Ternura es la palabra que se me viene a la mente al leer tu relato de la relación que has tenido y tienes con los niños. Ternura...nada mas. Un beso!

whisper dijo...

Chamita, me hiciste un nudo en la garganta... que capacidad de amar tan grande, tan bella.
Deseo algún día Dios te bendiga con la cantidad de angelitos que deseas, y ojalá también existieran más padres con ese poder dentro de cada corazón que dio vida a esos piojitos que nos llenan de alegría.

Lindisima dijo...

Prima, otra vez me aguaste los ojos, gracias por considerarlo tus angelitos, considerarlos parte de ti, los niños es lo más puro que puede existir, son espontáneos, sin complicaciones, sin tabúes, son ellos al 100%...... te quiero.

Blueyes dijo...

Holaaaa,cómo te sientas? ya estas bien? espero qué si :o)
Besitos

Yashvé dijo...

Rita: Hay que darle gracias a Laurita por dejarse querer

Oswaldo: Que palabras tan lindas!!! Gracias por los cariños

Whisper: tus palabras también me hacen un nudo en la garganta… Gracias por las bendiciones

Lindisimas: Nosotras nos pasamos en una lloradera.. Que bueno que es por felicidad, brindemos por esas lagrimas tan lindas… tus bebes se ganaron solitos ese lugar en mí corazón, salieron tan dulces como la madre

Blueyes: Hola!!! Como veras ya estoy de vuelta en el ordenador… poco a poco mejorándome, en reposo aún, pero sintiéndome de maravilla.

Silvana dijo...

Qué bellos angelitos te rodean Yazz!!. Me ha conmovido tu relato y la linda relación que has sabido construir con ellos.
La foto del final del post me parece un sueño!!!... muy bella!!!!
Te abrazo

Roswell Joselin dijo...

Que ternura los ninos llenan el espiritu de alegrias e inocencias....
Espero que este 100% recuperada..

maria caraota dijo...

y estan para comerselos son una belleza :D

Monique! dijo...

Yazz, lo que dices sobre tener miedo a expresarle a los niños tu cariño es totalmente cierto.

Yo tengo dos sobrinos, y de verdad no tengo la más mínima idea de cómo acercarme. Suena absurdo, pero la verdad mi familia es mínima en Venezuela, yo era la última niña y luego no hubo ninguno por más de 17 años.

Total que los años han pasado, mi sobrina tiene ahora 12 años y el niño tiene 7, y me ven algo así como la tía distante.

Me gustaría que cambiaran las cosas pero no sé bien cómo acercarme, y la distancia, los problemas del día a día, etc... han hecho que no me concentre en el tema como una prioridad.

Sin embargo, la familia es lo que queda, espero que esta Navidad las cosas cambien.

Gracias por abrirme los ojos.

Slds

*Annie Blogfish dijo...

Suenas como maestra, y si nunca has tenido la posibilidad de trabajar como tal, te lo recomiendo.

Creo que tu conexion para con los niños puede ser muy natural y satisfactoria si trabajas en un preescolar :)

Solo la opinion de una maestra a la cual los niños le han cambiado los dias