viernes, enero 25, 2008

Sobrecarga de Empatía



La empatía es la capacidad de entender el mundo desde el punto de vista de otra persona, o sea, saber ponerse en los zapatos del otro, y la motivación a tratar a los demás amablemente basados en tal entendimiento. La empatía no es mala, todo lo contrarío nos permite ser compasivos y es la clave del amor. Pero qué pasa cuando tendemos a sobrecargarnos de empatía?

Suelo leer una revista de yoga que me encanta, y me sorprendió encontrar, a diferencia de lo que pensaba sobre los sentimientos y acciones que deben tener los practicantes de yoga, que se abordara la sobrecarga de empatía como algo negativo, cualquiera diría que hay que ayudar a quien sea a cualquier precio.

Las causantes de la empatía son unas células cerebrales llamadas “neuronas espejos”, ellas se encienden para replicar el dolor del otro como si fuéramos nosotros mismos, no hay ningún problema cuando este espejo se enciende momentáneamente, de hecho esto permite que sintamos compasión y amor hacia el otro y es el mecanismo que nos permite ayudarle en determinados momentos, pero la gente que tiene exceso de empatía empieza a sentir ansiedad, depresión, miedo o agotamiento. Nos pasamos horas preocupados por el otro, padecemos en nuestras propias carnes el sufrimiento ajeno y queremos hacer desaparecer ese dolor. No les ha pasado que hay cierto tipo de gente, a la que queremos muchisimo, que al hablarnos de sus problemas solemos terminar con dolores de cabeza, nos sentimos tristes y hasta enfermos y es un sentimiento que nos dura horas, incluso días?

La revista dice:
“Puede parecer cruel o insensible pero, a veces, dejar que los demás luchen con su propio dolor puede ser el mejor regalo”.

Esto cuesta mucho porque creemos que cuando queremos a alguien hay que hacer lo imposible por ayudarlos, y a veces no nos damos cuenta quela única manera de ayudar es no ayudando, es un acto de amor inmenso pero el otro siempre nos verá como un ser maléfico, poco colaborador y sobretodo dirá que no lo amas, cuando realmente estás haciendo un sacrificio inmenso para que el otro camine con sus propios pies y no se pase la vida dependiendo de otros, es más difícil vigilar y darle la mano solo para que te levantes, que cargarlo todo el camino.

Otras veces sencillamente debemos apartarnos porque los problemas de otro afectan nuestra salud física y mental llegando el punto de que se agotan nuestros recursos emocionales, en este caso el articulo aconseja que:
“conviene tener claro lo que puedes y no puedes hacer en su ayuda, A veces habrá que limitar el tiempo que se pasa frente a esa persona y decirle: Te quiero y me importa tu problema, pero solo tengo unos minutos ahora para hablar de ello”.
Puede parecer muy malo, pero es una desvinculación saludable y siempre tener en cuenta la afirmación:
“No he creado ningún problema a los demás y no puedo curarlos. Mi única esperanza es estar allí con compasión y amor.”
No se trata de darle la espalda a la persona, o de no ayudarla, se trata de no sobrecargarnos de empatía de no padecer sus problemas en exceso, de solo comprenderlos y ayudar con mucho cariño y sobretodo de ser sinceros.

No es fácil pero me gusta como suena... Soy muy empática pero tratare de no sobrecargarme.

Nota: Se puede ser extremadamente empático, sin sobrecargarnos, la no sobrecarga de empatía nada tiene que ver con no tenerla o agarrase del concepto para no ayudar o no comprometerse con nada ni nadie, ni con los amigos ni con las buenas causas de las vida. Es una manera consciente de dar la mano al necesitado, de dar el hombro a quienes lo necesiten.

Inspirado y citado de texto:
¿Sobrecarga de empatía?
Yoga Journal 4

13 comentarios:

De cenizas dijo...

interesantísimo... No hay que confundir empatía con paternalismo... no le des un puñado de arroz, enséñale a plantarlo...

besos

La LLama Violeta dijo...

definitivamente todo en exceso hace daño verdad?...

vine a ver como va el reto... por mi blog deje algo para ustedes...


saludos violetas...

Lina dijo...

Hola,

Pasé solo a devolverte la visita y a darte las gracias por tu mensaje en mi blog.

Volveré a leerte mas detenidamente en cuanto tenga un ratico.

Saludos

Joseín Moros dijo...

"cualquiera diría que hay que ayudar a quien sea a cualquier precio" A veces uno tarda tiempo hasta comprender donde termina nuestra responsabilidad, en especial si nos han sido impuestas: eso lo llaman madurar. Muy buenas reflexiones.
Gracias Yashvé.

J-oda dijo...

Que fabuloso...

Y me llega en el mejor momento.

Me encanta el header de tu blog. Y tus lecturas son un toque mágico en mi.

GRACIAS!

pelirroja78 dijo...

Muy buen punto.....ojala mucha gente lo aprendiera...porque el problema con la empatia es que a veces el "empatico", malinterpreta las situaciones.....y termina creandose problemas innecesarios....gracias por compartir este excelente articulo....un besote y como el reto ???

Lina dijo...

Tal y como te dije aquí estoy de nuevo...

Si practicáramos la empatía más a menudo y con buenas intenciones, conseguiríamos que otras personas sufriesen menos por nuestra culpa. De todos modos todo en exceso hace daño...

¿Qué tal va el reto?

Besitos

Rita ♫ dijo...

Muy cierto, y muchas veces caemos en este error, sobre todo con la gente más cercana y querida.
Tal parece que no soportasemos que les vaya mal y a veces la mejor forma de que tus seres queridos abran los ojos ante ciertas situaciones es dejarlos que la vivan, que la experimenten con todo y consecuencias para que caigan en cuenta del error.
¡Excelente post!

Bohemia dijo...

Tras leerte llego a la conclusión de que soy empática dentro de los parámetros razonables, me pongo en los zapatos del otro el tiempo justo para comprenderlo...nunca me quedo con sus zapatos...

:o)

Besos corazón!!

Yashvé dijo...

Disculpen que no les había respondido, ha sido una semana bastante ocupada.. El reto está como la semana con altibajos, pero animada a conseguir el objetivo-

♡. De cenizas: así es, el paternalismo es muy malo.

♡. Llama Violeta: Muy lindo lo que nos has dejado en el blog. Está semana el reto esta en “montaña rusa” pero espero al final bajar y bajar.

♡. Lina: Gracias por la visita!

♡. Joseín: Me imagino que estoy madurando, eso es bueno... un día uno abre los ojos y se pregunta: Que es lo que estoy haciendo? Mis acciones dañan o mejoran las situación de otros... Espero seguir madurando sobre este tema.

♡. J-oda: Que alegría cuando las palabras llegan justo a tiempo.. Y gracias por los comentarios tan lindos de mi blog.. me haces sentir importante :)

♡. Pelirroja78: Así es, el empatico “termina siendo el culpable de muchas cosas” cuando la persona afectada es de las que nunca están contenta (de eso también publicaré un post).. El reto? Bien, ahorita sube y baja, pero en general bien

♡. Lina: Todo en exceso hace daño... Esa es lo que pasa, no sabemos algunas veces cuando comienza el exceso, la tarea es aprender a visualizar ese límite.

♡. Rita: Totalmente de acuerdo, los queremos tanto que no queremos que se los pasen mal, pero al final no vemos que le hacemos daño con nuestra aptitud y los malacostumbramos.

♡. Bohemia: Felicidades!! Ese es el objetivo final, ponernos los zapatos solo el tiempo justo, ayudar hasta donde podamos.

Ross dijo...

Bello el dibujo, bello el post,, Para mi la empatía & la asertividad son elementos super importantes en el liderazgo tanto como ejecutiva, como madre y esposa,,,lastima que ahora después de bien grandota es que lo estoy empezando a aplicar como hija..Muakkkkkk

Anónimo dijo...

Yo sufro de exceso de empatía,tengo pena agena muy amenudo, y sufro mucho al ver a otras personas pasar por situacines desagradables, aunque ni las conozca :s
me acabo de dar cuenta
y no se que hacer ¿?

Yashvé ♥ dijo...

Anónimo
Yo sufro mucho de empatía, pero uno debe mentalizarse que primero esta nuestra salud mental y solo desde fuera del exceso de empatía podemos ayudar más.